Humanos los derechos

diciembre 17, 2010

Payasos cantan las mañanitas a la Virgen de Guadalupe

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 6:37 pm


Tushito fue Policía Federal. Dejó su profesión de payaso, que ejerció durante tres lustros, para darle a su familia seguro médico y de vida. Estuvo en ciudades en las que el narcotráfico y la policía se confrontan permanentemente: Ciudad Juárez, Tijuana, Nuevo Laredo, entre otras.
Hace unos meses se cansó de pertenecer a esa corporación y actualmente tramita su baja. Regresó a las payasadas. Para mayor seguridad de su familia y de él, prefiere no dar su nombre real.
“Cuando uno deja de ser policía, debe cuidarse. No le puedes dar tu nombre a cualquiera. Si la delincuencia organizada lo lee en algún lado te puede matar”, dice parado en la calzada de Guadalupe del DF, mientras detiene el tránsito para que pase la decimonovena Peregrinación de Payasos a la Basílica de Guadalupe, en la que él participa como uno más de ellos.
La tradicional marcha reúne anualmente centenares de payasos. Tiene el objetivo de cantarle las mañanitas a la Virgen de Guadalupe y darle gracias por el trabajo que tuvieron durante el año.
Ayer inició a las 12: 30 hrs en la Glorieta de Peralvillo con un canto común: “Somos payasos, queremos diversión, venimos a la Villa con respeto y devoción”. Concluyó, horas después, con una misa.
Para celebrar este día, los payasos cargan esculturas de la virgen y mantos con su imagen. En su trayecto los acompañan imitadores de personajes de la televisión, como kiko, de la serie de El Chavo del ocho, el Capitán America y hasta Cepillín. Todos van con la Morenita.
Bebés, niños, niñas, mujeres, hombres y uno que otro anciano aparecen maquillados de distintas formas y colores. Entre ellos se encuentra Pedro Romero Palacios, Margarito, uno de los organizadores de la peregrinación, quien dejó su puesto de gerente de Cinemas 2000 en Satélite, al norte de la Ciudad de México, para dedicarse a esta profesión.
– ¿Cómo surgió esta peregrinación?
–Hace 19 años, junto con otras personas creamos el Grupo Metropolitano de Payasos y decidimos hacer este acto, como un agradecimiento a la Virgen de Guadalupe por darnos trabajo. Lo hacemos por creyentes.
Los transeúntes se detienen. Ven la peregrinación desde la calle o asomados por la ventana de sus departamentos. Escuchan las batucadas. Mientras, Gerardo Chamorro, Chayotito Show, cuenta que inició su carrera hace 14 años y que de esa manera pudo alejarse del alcoholismo que padecía.
–También por eso vengo a darle gracias a la virgen, dice al acomodarse su cabellera color rosa que usa.

Payasos callejeros se preparan para celebrar a la Virgen de Guadalupe

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 6:26 pm

Ocho y media de la mañana. Izcalli, Naucalpan, Estado de México. Es una mañana fría, hace un grado centígrado. La fachada verde de una casa de cuatro pisos esconde un secreto. El amplio lugar está adornado desde la sala hasta el comedor con fotografías y lienzos alusivos a los payasos: convenciones, fiestas, reuniones, todas actividades que se han organizado, para dignificar la profesión.
En el comedor, las risas de Jesús Ortega Guillén (Chocho Chochito) Miguel Ángel Castillo Quijano (Kasimiro) y Óscar Pérez, (Chiflón) se escuchan fuertes y claras. Sobre la mesa hay tamales, pan dulce, atole y café. Las bromas abarcan desde la diabetes de unos hasta la delgadez de otros. Mientras desayunan, recuerdan anécdotas de su trabajo.
Al terminar se levantan y desaparecen un momento. Regresan, cargan en sus manos un neceser. Es el maquillaje con el que caracterizaran a los personajes para peregrinar el próximo miércoles 15 de diciembre a la Basílica de Guadalupe, para agradecerle a la Virgen de Guadalupe por el trabajo que les dio este año y celebrar el Día del Payaso en México. Tres colores iluminan sus rostros: melón, blanco y negro. Mientras platican sostienen con la mano izquierda un espejo, con la derecha el lápiz con el que se delinean los labios y los ojos.
Chocho Chochito tiene 38 años como payaso. De ellos, 20 ha sido promotor del Día del Payaso, que se conmemora los primeros días de diciembre en todo el país. Comenzó su carrera de joven. La primera ocasión que se maquilló fue para divertir a los niños de la primaria Heriberto Henríquez de Naucalpan. En ese entonces tenía 14 años. Estuvo diez minutos en el escenario. Cuando bajó nunca más pudo dejar este oficio.
Poco después se integró al Club de Payasos de México, donde cargaba la maleta de sus maestros, quienes solían decirle –si quieres aprender ve lo que hacemos y ayúdanos con nuestra maleta.
Con los años se transformó en el primer payaso en comenzar a trabajar en la cadena de restaurantes Samborn’s.
–Lo más atractivo de esta profesión es hacer sentir bien a la gente. Hacerlos sonreír–, dice mientras se pone su traje color verde, rojo, azul y se coloca una peluca turquesa y un sombrero.
A su lado izquierdo se encuentra Chiflón, un hombre delgado y de cabello canoso que empezó la carrera de payaso hace 26 años en el Puerto de Veracruz.
–Todos los días iba a ver actuar a unos amigos al centro del Puerto y al Parque Zamora. Un día faltó uno de ellos y me invitaron a participar, como yo conocía todas las rutinas que practicaban, acepté enseguida, recuerda entre risas.
Mientras se maquilla cuenta que vivió tres años más en Veracruz.
–Después me fui a Ciudad del Carmen, porque me dijeron que ahí necesitaban payasos. Lo que más me atrae de esta carrera es divertir a la gente.
Kasimiro se ríe. Es el más bromista de los tres. Utiliza los colores melón y blanco para ocultar su regordete rostro y señala: –Toda mi vida fue cómica. Trabajé en el IMSS y en el ISSSTE. Un día me dormí en una ambulancia y amanecí en la casa del conductor de ella. Al día siguiente me despidieron.
Estudió inglés y computación, pero nada le satisfizo hasta que descubrió el oficio de payaso. Inició su trayectoria hace dos décadas en circos pequeños de su natal Campeche, actualmente conduce el programa de televisión “La Fiesta” en el cana 9 de Telemar.
Piensa que el Día del Payaso en México es importante.
–Este es un oficio olvidado. Antes, el payaso sólo se dedicaba a ser payaso, ahora tiene que diversificarse. Cuando te contratan siempre te preguntan ¿además de ser payaso, qué haces en el escenario? El Día del Payaso dignifica nuestra profesión, destaca orgulloso.
Los tres terminan de arreglarse…Es hora de disfrutar…

María Luisa Tamez denuncia malinchismo en la ópera mexicana

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 6:11 pm

A principios de año, la mezzosoprano María Luisa Tamez (Ciudad de México, 1958) acudió al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), para solicitar una entrevista con Consuelo Sáizar, presidenta de esa dependencia.
–Quería ir a decirle que en 2010 cumpliría 30 años de trayectoria artística, por lo que me gustaría celebrarlo en Bellas Artes. Sin embargo me recibió uno de sus asistentes que lo primero que me pidió fue mi currículum porque no me conocían, cuenta la recién ganadora del Premio Nacional de la Mujer.
Días después, recuerda la intérprete, a quien el 21 de enero se la reconocerá con la Medalla Alfonso Ortiz Tirado en el festival del mismo nombre que se realizará en Álamos, Sonora, del 21 al 29 de enero de 2011, pidió una reunión con Alonso Escalante, ex coordinador Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), para decirle lo mismo que a Sáizar.
La respuesta inmediata fue ignorar a quien ha interpretado 350 ocasiones la novena sinfonía de Beethoven y otras 100 veces más la ópera Carmen durante los últimos 13 años en foros nacionales e internacionales, dice Tamez.
Finalmente, el 17 de octubre pasado se realizó el homenaje en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Al lugar acudieron 35 cantantes, como Olivia Gorra, Iracema Terrazas, José Luis Duval y Fernando de la Mora, quien envió unas palabras por video. Además estuvo un solo representante del INBA, cuenta la mezzosoprano, en entrevista.
En la sala de su casa, ubicada en el pueblo de Santo Tomás en el kilómetro 17 de la carretera Picacho – Ajusco, en la Ciudad de México, recuerda que la ópera en México está en crisis, porque en los últimos tiempos se le ha dado mayor oportunidad a cantantes extranjeros que a mexicanos.
–Cuando inicié mi carrera en 1980 se presentaban anualmente 12 títulos operísticos con tres repertorios diferentes, conformados en su mayoría por mexicanos, actualmente se presentan a lo mucho cinco títulos, con un solo repertorio y 50 por ciento de intérpretes extranjeros, argumenta la cantante que ganó el primer lugar del concurso de canto, Carlos Morelli en 1981.
Esto se debe, explica Tamez, a que en los últimos tiempos el Palacio de Bellas Artes ha estado secuestrado por personas que piensan que los mexicanos no tienen talento.
–Desde la llegada de Sergio Vela a CONACULTA, pasando por la administración de Alonso Escalante en la Compañía Nacional de Música y Ópera comenzaron a contratarse repertorios para óperas, conformados 50 por ciento por extranjeros.
–El problema no es solamente ese, sino que a gente como Jessy Norman le pagan 100 mil dólares y a mexicanos como Fernando de la Mora 10 mil o 15 mil dólares. En general a los cantantes mexicanos se les paga entre dos mil y cinco mil dólares por ópera, piensa la artista que hace tres años cambió de tesitura de soprano a mezzosoprano.
Sentada en el comedor de su casa y ataviada con un kimono negro, destaca que esto se debe al malinchismo de las autoridades nacionales. –Deberían de pensar que los cantantes le hemos dado muchas más medallas de oro a México, que los futbolistas.

Reconocimiento en Sonora
Tres de los abuelos de María Luisa Tamez nacieron en el norte del país, en Durango, Chihuahua y Nuevo León. Por ello, que un festival, como Alfonso Ortiz Tirado, que se realiza en un estado del norte, Sonora, le entregue una medalla como la Ortiz Tirado es muy importante para ella.
–El festival es único en su tipo. Debe ser el único en el mundo dedicado exclusivamente a resaltar la voz. Hay otros que diversifican sus propuestas, pero éste tiene una tradición, comenta la cantante, quien entre los papeles más destacados que ha interpretado, por lo menos 40 veces, se halla Madame Boterfly, y Mimi de La Boheme.
– ¿Qué significa este reconocimiento para su carrera?
–He asistido 15 años al Festival Alfonso Ortiz Tirado. Los últimos cuatro no he podido, pero en Álamos tengo muchos conocidos y muchos amores. Estoy conmovida porque como nadie es profeta en su tierra, que me honren con este reconocimiento es muy bueno. Agradezco que un festival del norte del México se de cuenta del potencial que hay en este país, cuando de ópera se trata.

Cambio de tesitura
La cantante María Luisa Tamez comenzó su carrera como soprano en 1980. Durante mucho tiempo trabajó de esa manera. Sin embargo hace tres años decidió cambiar de tesitura a mezzosoprano.
Para lograrlo, llamó a su maestro y amigo Héctor Sosa, quien le ayudó a hacer este cambio. Solicitó una beca en el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) para hacerlo. –El proceso fue doloroso, es como cuando se pierde un amor. Lo hice porque no podía seguir forzándome como soprano, menciona.
Las implicaciones técnicas que conlleva este cambio significan mucho, cuenta. –Se debe bajar la tercera nota más alta que de una soprano. La voz de las soprano son más agudas, las mezzosopranos son centrales. La voz es más colorida, profunda, chocolatosa, argumenta.
–Hay gente que le gustan los óleos, las acuarelas o los grabados. Para un cantante de ópera lo importante es definir su color de voz.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.