Humanos los derechos

enero 17, 2010

Inauguran Museo de la Memoria en Chile

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 9:38 am

Nuestra directora fue invitada al acto de inauguración del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en Santiago de Chile. Representó en ese acto a Memoria Abierta y a la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia, a la que el Museo se integrará próximamente. Compartimos con ustedes un breve relato y las imágenes que tomó durante esta histórica jornada.

Llegué temprano porque quería disfrutar ese momento que intuía, al igual que muchos, como un día de gran significado histórico. Se trata del primer Museo de la Memoria de carácter nacional promovido e inaugurado por un Estado en América Latina luego de las dictaduras que invadieron el continente a partir de los años 70.

En 330 días se construyó el edificio del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos que la Presidenta Michelle Bachelet inauguró en Santiago de Chile, acompañada de los tres ex presidentes constitucionales de ese país – Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos.

Al situarme este lunes 11 de enero de 2010 frente al edificio del museo, recordaba que en septiembre de 2008 -cuando Memoria Abierta instaló la exhibición imágenes para la memoria en las salas de la Biblioteca de Santiago- conocí el predio que le había sido destinado y en el que poco después –el 10 de diciembre de ese mismo año- se colocó la piedra fundamental. Hace poco, en los primeros días del mes de noviembre de 2009, un grupo de extranjeros que participábamos en un seminario en Santiago visitamos la obra en construcción.

Miguel Lowner, arquitecto y ex detenido político a quien yo sólo conocía por sus elocuentes y precisos dibujos de los centros de detención, en particular del localizado en Isla Dawson, condujo al grupo. Con un sentimiento de ternura y cercanía hacia cada rincón del museo, y con entusiasmo y orgullo contagiosos, nos guió y explicó el sentido de los distintos lugares. En una decisión particularmente acertada y plena de significado, fue él quien representó al gobierno de Chile en la supervisión y seguimiento de toda la obra.

Cuando lo encontré al entrar a la explanada del museo, mientras grupos de trabajadores ultimaban los detalles para el acto, conversamos sobre la “tarea cumplida” y sobre la trascendencia de este momento. Como puede verse en una de las fotos adjuntas, destacaba sobre su guayabera blanca un colgante de piedra tallado en sus tiempos de prisionero y una foto de un compañero arquitecto desaparecido a quien, junto a otros grandes amigos y familiares, Miguel quería sentir cerca en un día como éste.

Estábamos presentes defensores de Derechos Humanos de varios países. Amigos con quienes hemos compartido intensas experiencias de lucha, tanto en el logro del fin de las dictaduras, como en la consolidación de la democracia en nuestros países. Las fotos reproducidas abajo muestran apenas algunos de esos encuentros. La calidez de los saludos se mezclaba con preguntas sobre muchas personas, con el relato de anécdotas compartidas en todo el continente y con otras sobre protagonistas del Chile de la Unidad Popular y de los aciagos días posteriores al golpe.

Una de las imágenes que tomé muestra a Belela Herrera, esposa del embajador uruguayo en Chile (1973), y luego figura clave para la protección de los refugiados desde las oficinas del ACNUR en varios países de América Latina y en Ginebra. Isabel Allende, hija de Hortensia “Tencha” Bussi y del Presidente Salvador Allende, está recibiendo las cartas que su madre le escribió a Belela. Ambas sostenían una amistad cercana… sólo un ejemplo de la intensidad del momento.

Desde este lunes 11 de enero, el Museo está abierto al público. Su directorio, integrado por quince miembros, incluye destacados activistas de derechos humanos, académicos y rectores de universidades –entre ellos un sacerdote jesuita-, intelectuales y la propia presidenta Michelle Bachelet, desde el día en que concluya su mandato.

María Luisa Sepúlveda, a quien conocí hace muchos años en su tarea de Asistente Social en la Vicaría de la Solidaridad, más tarde vicepresidenta de la Comisión sobre Prisión Política y Tortura –comisión Valech- y actual Asesora Presidencial para Derechos Humanos, fue una figura clave en este proceso. Junto a Marcia Scantlebury, ex detenida política y miembro del directorio de Televisión Nacional, condujeron un valioso y equilibrado equipo del que formaron parte María Luisa Ortiz y Carmen Garretón. Ellas hicieron posible la construcción de este museo.

La abogada Romy Schmidt, quien hasta hace pocos días se desempeñaba como Ministra de Bienes Nacionales, fue nombrada Directora del Museo por el término de un año.

Las fotos que tomé junto a sólo algunos de los muchos defensores de derechos humanos y compañeros de tantos años presentes en la inauguración, no representan un acto de nostalgia. Son testimonio del clima que este encuentro produjo, de los profundos vínculos que la tarea de solidaridad y defensa de la vida ha generado entre nuestros países a través de los años y de la actualidad y vigencia de esa tarea.

¡Ojala muy pronto otros museos de estas características abran sus puertas en la región! (www.memoriaabierta.org.ar)

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.