Humanos los derechos

junio 28, 2009

Rinden homenaje a Magnolia Flores

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 4:01 pm
El Ballet Independiente fue fundado por Magnolia Flores y su marido Raúl Flores Canelo

El Ballet Independiente fue fundado por Magnolia Flores y su marido Raúl Flores Canelo

Desde hace 20 años se ha presentado con la Compañía de Ballet Independiente en las cárceles del país. Los Reclusorios Norte, Sur y Oriente del Distrito Federal, así como la Colonia Federal Penal de las Islas Marías son los lugares que más ha frecuentado. Su trabajo, al interior de estos sitios, siempre ha estado ligado a formar públicos integrales.

Cuando, junto a su marido Raúl Flores Canelo, fundó en 1966 el Ballet Independiente tenían un sólo propósito: llevar la danza mexicana a cualquier lugar. Hasta este momento, esa es la principal característica de su trabajo.

Para ella, la danza contemporánea en el país vive una transición que está directamente relacionada a los cambios políticos en México. Suele combinar las actuaciones en festivales nacionales e internacionales con las presentaciones en las cárceles.

Por todo lo anterior, hoy (viernes) la Subdirección de Prevención Social de los Reclusorios del Distrito Federal le rendirá un homenaje a Magnolia Flores, en la Fundación Sebastián de la Ciudad de México, en el que participaran el escritor Carlos Monsiváis y el propio escultor Sebastián.

En entrevista, la coreógrafa y bailarina dice no ser muy aficionada a este tipo de actos. Sin embargo, siempre que se reconoce la labor de una persona o una institución es importante.

“Ojala que este homenaje se aproveché para que se pueda realizar uno de mis más grandes anhelos: llevar todo tipo de manifestaciones artísticas a las cárceles, como parte de un programa que de verdad tenga una función social. Hasta el momento hemos presentado danza, teatro y fotografía, pero se necesita más”.

Recuerda que empezó a crear puestas en escena en las cárceles hace dos décadas, a petición de un conocido, que hoy no recuerda su nombre. El primer lugar que visitó fue el Reclusorio Preventivo Varonil Norte.

Indica que lo que más le atrae de esta labor es ver a los internos contentos. La química generada entre ellos y los bailarines es de llamar la atención.

Flores destaca que para presentarse en los reclusorios se requiere de un carácter especial. A pesar de ser una experiencia interesante, ningún bailarín que haya trabajado con ella puede decir que sintió miedo.

Señala que nunca tuvo un problema en el interior de los reclusorios. De lo único que se queja es de la burocracia que existe en la puerta al ingresar. “Presentarse con distintas funciones en esos lugares es como meterse en una sierra que no conoces, es como nadar en el mar o surfear, si no lo hiciste antes debes de tener carácter la primera vez”.

Anuncios

junio 18, 2009

“La moda caracteriza a las sociedades”: Ramón Valdiosera

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 2:04 pm

Valdiosera 2
Después de la Revolución mexicana de 1910, entre 1930 y 1950 el gobierno mexicano estaba interesado en plasmar en cada una de las áreas de la vida pública el concepto identidad nacional. Para ello, personajes como Diego Rivera, Miguel Covarrubias, Luis Barragán y José Limón se destacaron en áreas como la pintura, la arquitectura y la danza. En la moda, un hombre irrumpió en la vida pública de este país. La simbología de sus diseños tenían características indígena y campesinas, nunca antes vistas.
Ramón Valdiosera fue el primer mexicano en presentarse en un desfile de modas en Nueva York. En 1949 preparó una serie de vestidos que reflejaran en algo la identidad nacional. Su éxito fue tan grande, que desde el hotel Waldof Astoria de la Gran Manzana los críticos de la época conceptualizaron su trabajo como el surgimiento del Mexican Pink.
Sesenta años después, la exposición Rosa Mexicano. Moda e Identidad: La mirada de dos generaciones que se inauguró la semana pasada en la Casa del Lago, retoma el trabajo de este artista en el mundo de la moda, con el objetivo de identificar el discurso moderno que le imprimió a sus creaciones; y lo contrapone a la visión en la materia que tienen en la actualidad diseñadores mexicanos, como Alejandra Quesada, Giovanni Estrada, José Antonio Silva, Francisco Saldaña y Víctor Hernal.
En entrevista, Valdiosera habla de los significados de su trabajo y de la identidad nacional que éste tiene en la vida diaria. También de cómo ve a los actuales diseñadores y la moda mexicana.

¿Cómo se relacionan la moda con el concepto de identidad nacional?
Hice mi primer desfile en Nueva York. Sabía que en México no había materiales para presentar un desfile internacionalmente. Sin embargo pensé que una forma de llamar la atención era mostrar un proyecto lleno de colores nacionales. Materiales nuestros, aunque suene increíble, de tejidos de telar indígena. Tenía claro que debía respetar el color que más le interesa a los indígenas: el bugambilia. Después de eso, me di el gusto de ver como las cronistas de moda y sociales señalaron: “un nuevo color nació para la moda internacional, el Mexican Pink”. Esto me dio mucho orgullo, porque lo logré cuando tenía 20 años. Gracias a eso conviví con personalidades como Orson Wells, Charles Chaplin, Diego Rivera, Frida Kahlo o Dolores del Río.

¿Qué le falta a la moda en México?
Casi todos los diseños que hice están empacados. No he tenido patrocinadores que quieran impulsar un Museo de la Moda y un Instituto en la materia que se encargue de diseñar ropa, accesorios, pero también de investigar sobre lo que representa histórica, sociológica y antropológicamente. Paris, Francia tiene el turismo más rico del mundo porque, entre otras, cosas ahí se encuentran los mejores perfumes, las mejores galerías, los mejores diseños de ropa, las mejores tiendas de ropa. El problema en México se da debido a la falta de visión de algunos funcionarios. Cuando hice los grandes movimientos de moda mexicana nunca encontré el apoyo del gobierno. Sólo el ex presidente Miguel Alemán me apoyó, pero eso me trajo una serie de enemigos políticos. Las envidias por el trabajo ajeno genera este tipo de conflictos. En Italia, un día me propusieron hacer un eje de la moda Milán –México, para contraponer al de París – Nueva York, nunca obtuve el apoyo del gobierno y sus instituciones.

¿En dónde estamos parados en materia de moda?
Pienso que los diseñadores necesitan conocer México. Requieren de un sentimiento más lógico hacia el país en el cual producen la moda. Deben darse cuenta de dónde viene, dónde está y dónde va uno como persona. Mientras no tengamos un gran conocimiento de nuestro país no avanzaremos. Se debe pensar que la única forma de proyectarse en el ámbito internacional, es con lo nacional. Si un diseñador hindú quiere llegar a Nueva York, debe exhibir vestidos de la cultura hindú. Los diseñadores mexicanos deben hacer vestidos o accesorios a la moda, pero con características mexicanas. La moda caracteriza a las diferentes épocas, cuando se abren las revistas dedicadas a ésta se aprecia hacia dónde se dirige su sociedad.

¿El Mexican Pink sigue siendo parte de nuestra identidad?
Ese ya es un color oficial en la moda, que lleve ese nombre, que la moda internacional lo haya adoptado y que los cronistas lo hallan anunciado en mi época; que siga actual y que Dolores del Río me dijera que haría una fundación de caridad con el nombre Mexican Pink, son cosas que generan mucha satisfacción.

junio 11, 2009

Segey Bratkov muestra los dolores de Ucrania

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 4:41 pm
Niña ucraniana, ejemplo del trabajo de este fotógrafo

Niña ucraniana, ejemplo del trabajo de este fotógrafo

* Inaugura PhotoEspaña Días Gloriosos

Tras la caída del muro de Berlín y la separación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Ucrania fue uno de los países más afectados por los cambios políticos. La crisis económica causó desempleo. La violencia en las calles era permanente.

La Perestroika, el desastre de Chernovil en 1986 y las crisis sociales se entrelazaron para convulsionar a una sociedad, en la que los niños fueron los más afectados, pues durante una década tuvieron que convivir con la prostitución, la orfandad, las violaciones y las secuelas de una guerra.

La exposición Días Gloriosos del fotógrafo ucraniano Sergey Bratkov, inaugurada por el Festival PhotoEspaña, en el Canal de Isabel II de esta ciudad, atestigua esa realidad de Europa del Este.

A lo largo de 100 fotografías y cuatro videos, el artista refleja un hecho que cambió la vida de su nación: la caída del comunismo constituye un testimonio de su realidad.

La muestra, curada por Thomas Seeling, se dividió en cuatro partes: Niños o Soldados, Luchadores sin reglas, Secretarias y Chicas del Ejército.
De ellas, Bratkov destacó que la primera y la última parte son las más importantes, pues muestran algo de lo que caracterizó a su país en una época de muchas transformaciones políticas.

“En los años 90 en Ucrania y Rusia había demasiada delincuencia. Los niños participaban en ella. Contaban historias horrorosas de cómo eran tratados. Hablaban de su manera de ver las cosas, del sufrimiento que los cambios les causaban”.

Incluso, comentó, en Niños y soldados se apropió de la mirada de las chicas más jóvenes que tenía que fotografiar para una agencia de modelos. “Esto, aunque es un planteamiento parásito, no significa que sea explotación sexual. Más bien, las expresiones de esas niñas reflejan el sentir de sus padres que quieren convertirlas en mujeres famosas”.

Chicas del Ejército representa, según dijo el fotógrafo, a un grupo de mujeres que al terminar los conflictos bélicos que su país padeció, solían ir a los centros de reproducción para quedar embarazadas.

“No importaba de quien fuera el espermatozoide. Sólo deseaban que fueran soldados. Tres amigas de mi mujer fueron a esos sitios, porque creían que ellos eran verdaderos héroes”.

La muestra termina con una serie de imágenes de diferentes celebraciones nacionales de Rusia y Europa del Este. A pesar ello, Bratkov, aseguró que al observar el rostro de las personas, la tristeza invade sus miradas, festejan, pero con prudencia. El poscomunismo no es algo que les agrade.

junio 9, 2009

Revive PhotoEspaña a Dorothea Lange

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 8:59 am
Migrant Mother, la foto más emblemática de Lange

Migrant Mother, la foto más emblemática de Lange

* Entre las 138 imágenes se encuentran las que la fotógrafa estadounidense tomó sobre el ataque de Pearl Harbor

La crisis económica mundial deja diariamente miles de desempleados. Gente que por diferentes razones queda completamente desprotegida. Personas que ven como de la noche a la mañana sus sueños y metas se derrumban. Historias individuales y colectivas que tienen un común denominador: son parte de un sistema que suele ser excluyente.

Pero, esta crisis no fue la única que en los últimos tiempos generó depresiones sociales. A principios del siglo XX, en 1929, muchas de las empresas estadounidenses se fueron a la ruina, y el trabajo diario de Dorothea Lange (1865 -1965) fue testigo de ello.

Sus fotografías se han convertido en íconos de los años 30 y 40 en Estados Unidos y el mundo. Fue una de las fotoperiodistas más importantes de la época. Por ello, el Festival PhotoEspaña inauguró ayer la exposición Dorothea Lange. Los años decisivos, en el Museo Colecciones ICO, de esta ciudad, como ejemplo de las consecuencias que este tipo de problemas tuvieron en el pasado.

Oliva María Rubio, curadora de la muestra, explica que las 138 imágenes de la exposición se dividieron en dos partes: el trabajo de la gran depresión económica y el éxodo campesino a las ciudades; así como las imágenes del ataque de Pearl Harbor en 1941.

“Este último hecho generó una oleada de racismo en ese país. El gobierno dio la orden de desalojar a casi 120 mil personas de origen japonés – norteamericano, para recluirlos en campos de internamiento en diferentes puntos de California”.

En entrevista, destaca que este trabajo se conoce muy poco. Muchas de las imágenes que ella tomó fueron recuperadas y guardadas por la Armada de Estados Unidos, por la vergüenza que hasta hoy les provoca ese suceso.
Menciona que este hecho la llevó a ella a preguntarse por qué en todos los catálogos de Dorothea Lange, sólo hay dos imágenes de japoneses.

Después de investigar, averiguó que Lange no solamente había capturado más impresiones del tema, sino que el gobierno le pagó para documentar la preevacuación del ataque.

“Los archivos de esas imágenes se encuentran en la Universidad de Bercleay, California. Sin embargo, las fotos nunca han sido expuestas, sólo las que tenemos en la muestra”.

Sobre el éxodo campesino en busca de trabajo, María Rubio apunta que ese proyecto, Lange lo realizó cuando motivados por las grandes sequías de la época, el polvo, y sobre todo la industrialización de los ranchos, los campesinos dejaron sus granjas porque no las podían atender.

La comisaria de la exhibición puntualiza que la razón por la cual presentan esta muestra se debe a la cotidianidad que caracterizaron las impresiones de Lange: obreros y jornaleros mostrando parte de una de las realidades de su país; y no solamente por la crisis económica actual.

“En PhotoEspala siempre tratamos de presentar a un fotógrafo clásico, y como este año el tema es lo cotidiano, quien más que esta mujer para representarlo”.

Además de lo anterior, indica, otras razones para exhibir la muestra es porque sus tomas reflejan el sentir de un pueblo. La manera de vivir el destierro, la pobreza y los cambios de la época están presentes.

Aclara que su trabajo es tan vigente en la actualidad porque tiene imágenes que no han envejecido para nada. Ella retrató la pobreza. Ésta sigue siendo un fenómeno moderno. Su capacidad de empatar con los fotografiados y la manera de editar su trabajo, le dan un aire atemporal a todo lo que hizo.

Migrant Mother, la imagen mítica

La fotografía de Florence Owens, como se llama la mujer de Migrat Mother (1936) y sus hijos fueron tomadas a comienzos de marzo en Nipomo, California, cuando Dorothea Lange trabajaba para la Farm Security Administration.

De las seis tomas que hizo, la más emblemática de todas es aquella en la que Florence es fotografiada con sus tres hijos. Una imagen que resume el poder de compasión y empatía que la autora logra transmitir y que por años ha logrado sobrevivir.

La postal fue publicada por primera vez el 11 de marzo de 1936 en el San Francisco News. Su gran popularidad provocó que se empleara en sellos postales en 1998.

Blog de WordPress.com.