Humanos los derechos

agosto 30, 2008

Recuerdan a Aura en Bellas Artes

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 10:03 pm

 

Por Emiliano Balerini

 

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) brindó un homenaje póstumo al escritor, dramaturgo, poeta y promotor cultural Alejandro Aura (1944 -2008).

 

En la ceremonia se encontraban presentes amigos, familiares, ex compañeros de trabajo, pero sobre todo admiradores de su amplia labor como director del entonces Instituto de Cultura de la Ciudad de México entre 1997 y 2000.

 

El homenaje estuvo dividido en tres partes: En la primera, los representantes de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México, el INBA y la Secretaría de Cultura del Distrito Federal hablaron de la trascendencia de Aura en las letras; la segunda fue una mesa redonda en la que participaron Marta Aura, Enrique Strauss, Julio Trujillo, Gerardo Estrada y Enzia Verduchi; finalmente la tercera parte presentó un video con amigos de este emblemático ex funcionario y la actuación de la compañía de danza Contempodanza.

 

Uno de sus grandes compañeros de trabajo a lo largo de 30 años fue Seatiel Alatriste, director de Difusión Cultural de la UNAM. Inició su discurso en el acto asegurando que si su amigo Alejandro Aura lo viera en ese momento, le preguntaría: ¿el bastón es coquetería o jotería…?

 

En la sala principal del Palacio de Bellas Artes recordó el buen humor de su compañero de mil batallas: “un día le pregunté a Alejandro si se sentía aludido u ofendido porque Carlos Fuentes había escrito una novela que se llama Aura. Él me contestó: para nada, acabo de escribir un poema largo que se llama Fuentes”. 

 

Amante eterno de la Ciudad de México, Aura convirtió la política cultural del Distrito Federal en su forma de vida. En su camino dejó cientos de libro-clubs, teatro callejero, conciertos gratuitos; la creación de las Fábricas de Artes y Oficios de Oriente, el Cuervo y el Hijo del Cuervo, entre otros muchos proyectos más.

 

Pero también, grandes amigos con los que compartió momentos inolvidables. Con los que lo mismo hablaba de política y cultura que los recibía en su casa para departir una deliciosa comida, porque ante todo, era un buen anfitrión.

 

Alatriste agregó sobre su amigo: “el día que murió dejó más de 100 mil entradas en su blog. No se trata de ingresar en el ámbito de la numerología, pero la cifra es reveladora no sólo por saber de sus lectores, que lo quisieron y respetaron, sino también por la profundidad de una obra descubierta una y otra vez a medida que los textos se desplegaban en pantallas dispersas en cualquier lugar en donde seguramente Aura dejó su testimonio”.

 

Visiblemente emocionado, pues compartió muchos momentos profesionales y personales con el poeta, señaló que el autor de guiones de televisión como En su tinta fue ante todo un hombre de letras que su destino estuvo vinculado de todas las maneras posibles a la UNAM, donde realizó una basta obra y estreno varias de sus piezas.

 

Acompañado de María Teresa Franco, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y Elena Cepeda, secretaria de Cultura del Distrito Federal, comentó que también fue militante del movimiento de 1968, utilizó su palabra para gritar en cualquier plaza, pero también para la realización de una escritura fiel que desarrolló a lo largo de su vida.

 

“Fue un hombre comprometido con su credo político. Escritor devoto de la buena literatura. Concebía el arte como un espacio de manifestación de la libertad. Por ello, superó las fronteras del estrecho ámbito burocrático para, por decirlo de alguna manera, ciudadanizar la cultura, convirtiendo el zócalo y otras grandes plazas de la ciudad en escenarios de un ritual compartido con la creación”.

 

La hermana mayor de Aura, Marta Aura, dijo que desde muy chicos hubo una gran complicidad entre ambos, pues su infancia fue muy dolorosa ya que pertenecieron a una familia disfuncional y con muchas carencias.

 

“También compartimos nuestras primeras inquietudes hacia la poesía. Yo sólo declamando, él declamando, escribiendo desde que era un adolescente. Además, nuestros primeros acercamientos al mundo del arte cuando ingresamos al Instituto de la Juventud Mexicana”.

 

Aclaró que Aura era siempre el que habría las puertas y ella la que lo seguía. Siempre lo buscó para consultarlo, pues no se sentía su hermana mayor.  Apuntó que incluso en su último viaje a Madrid, España, platicaron de todo: los amigos, la familia, la vida y que con ese recuerdo se quiere quedar: con un hermano interesado en todo y todos. 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: