Humanos los derechos

agosto 26, 2008

Lleva Javier Astorga su Arco del Sol a Taiwán

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 3:39 pm
Tags:

Profundamente comprometido con el trabajo escultórico que se puede realizar con el metal, la piedra, la madera y el concreto, en la obra de Javier Astorga siempre ha estado presente la materia prima con la que se elaboran las ciudades.

Obsesionado por la falta de naturaleza en la concepción arquitectónica de las urbes del mundo, su quehacer diario está encaminado a la confrontación de lo que se conoce como el confort y al mito de la urgencia del dinero.

Los ingredientes de su vocabulario artístico –como el mismo lo nombra-, son las pilas de concreto que generan volúmenes que dirigen, delimitan y estimulan los sentidos de las personas y las ciudades. También, las placas de fierro dispuestas en el espacio, unas veces cruzadas por el viento y otras con lágrimas de óxido sobre la piedra de una construcción.

A días de ser el único escultor mexicano en participar en el simposio Maderas de Taiwán, organizado por el Museo Nacional de Esculturas de Maderas de la provincia de Sanyi en Taiwán, China, asegura estar muy contento por ser tomado en cuenta en este evento.

Explica que durante 10 días – entre el 21 y 31 de agosto- su participación consistirá en la realización de una escultura de madera llamada Arco del Sol.

Astorga comenta que con ella pretende evocar el carácter mesoamericano de los mexicanos y la expresión ecológica que desde ese museo han promovido en todo el mundo.

Siempre interesado en aprehender de los objetos que lo rodean para poder recrear imágenes de ellos y plasmarlos en la realidad, la obra que presentará espera mantener un diálogo noble, preciso y llevadero con la madera.

Con una altura de tres metros y un diámetro de 50 centímetros, la escultura será tallada desde el centro del tronco y tendrá en la parte superior de ella, una especie de cabeza representativa de los rayos del sol, que para este creador es el principio de la vida.

Autor de obras como Luz labrada del agua (2007) o Teayo portando su Luna sobre Corea (2006), destaca que la posibilidad de representar esta obra es muy importante por la evocación a la naturaleza que ayuda a concientizar a las personas sobre los problemas ecológicos en el mundo.

Comisionado en los últimos años para realizar esculturas públicas y corporativas en diferentes países de Asia y Europa, indica que para hacer este tipo de trabajos se debe improvisar. “Tallar en madera es como interpretar buen jazz, la improvisación es lo que más llama la atención de esta labor”.

Aclara que en el simposio participará con 15 artistas de otros países y que fue seleccionado hace tres meses, después de exponer 12 esculturas de granito en Hong Kong. Además del Arco del Sol también mostrará tres obras más tallada en madera.

Añade que su gusto por la escultura proviene de lo inesperado. Cree en el poder creativo que emana de las manos. Piensa que el camino de los objetos hacia la reproducción industrial ha perdido la capacidad de expresar, pues la carencia de organización de los estímulos preceptuales, destruyen el puente que media entre la materia y el espíritu.

 

 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: