Humanos los derechos

agosto 31, 2008

Artes de México dedica su número al “Caco” Parra

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 4:24 pm

 

El arquitecto Manuel Parra diseñó y construyó casas como le gustaba vivir a él. En sus proyectos mezclaba las escuelas del pasado y presente. Reciclaba materiales que para los demás eran inservibles. Aprovechaba la luz y cada uno de los espacios de los terrenos que intervenía.

 

Los barrios de San Ángel, Coyoacán y Chimalistac son el corredor de la ciudad de México en donde se aprecia su legado. Tenía magia en sus manos. Convertía lo feo en maravilloso. Todos sus espacios eran diferentes.

 

Lo primero que preguntaba antes de construir algún edificio o casa era: ¿por dónde entra el sol? Usaba todos los elementos de la vida cotidiana. Se inspiraba en ellos para crear su obra. Conoció la idiosincrasia del mexicano caminando las calles de esta ciudad.

 

Por todo ello, la revista Artes de México dedicó su más reciente número a este arquitecto que logró combinar la estética de su quehacer diario con sus gustos personales.

 

En la presentación, realizada en la Capilla Alfonsina del Distrito Federal, José Luis Cortés, director de la dirección de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana y amigo personal de Parra, dijo que en su legado dejó la herencia de todo un estilo de vida en donde comparte su forma de ser con los objetos y elementos que influyen a las personas.

 

“Los espacios construidos y naturales; lo que comemos, la música que escuchamos, la forma de vestir de las personas, los amigos; elementos que conforman la vida del ser humano”.

 

Destacó que el “Caco” Parra, como le decían, es responsable del patrimonio histórico que existe en San Ángel. Restaurantes como el San Angelín; la idea de crear los Bazares del Sábado; la restauración del Templo del Carmen son algunos de los sitios que intervino.

 

Acompañado de los arquitectos Rodolfo Santa María, Guillermo Boils,  Víctor Manuel Ortiz y Alberto Ruy Sánchez, explicó que muchas de sus inspiraciones se proyectaron en ciudades de España e Italia. “Las casa de Manuel Parra nos aíslan de la vida agitada de la ciudad de México. Al entrar a una de sus construcciones se proyectaba un oasis ante los ojos de la gente. Los espacios presentados eran para usarse intensamente”.

 

En la revista se encuentran vertidas las opiniones de arquitectos amigos del “Caco” y de personas que habitan sus casas, demostrando las diferentes visiones personales y profesionales de este cronista arquitectónico de la Ciudad de México.                  

Anuncios

agosto 30, 2008

Recuerdan a Aura en Bellas Artes

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 10:03 pm

 

Por Emiliano Balerini

 

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) brindó un homenaje póstumo al escritor, dramaturgo, poeta y promotor cultural Alejandro Aura (1944 -2008).

 

En la ceremonia se encontraban presentes amigos, familiares, ex compañeros de trabajo, pero sobre todo admiradores de su amplia labor como director del entonces Instituto de Cultura de la Ciudad de México entre 1997 y 2000.

 

El homenaje estuvo dividido en tres partes: En la primera, los representantes de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México, el INBA y la Secretaría de Cultura del Distrito Federal hablaron de la trascendencia de Aura en las letras; la segunda fue una mesa redonda en la que participaron Marta Aura, Enrique Strauss, Julio Trujillo, Gerardo Estrada y Enzia Verduchi; finalmente la tercera parte presentó un video con amigos de este emblemático ex funcionario y la actuación de la compañía de danza Contempodanza.

 

Uno de sus grandes compañeros de trabajo a lo largo de 30 años fue Seatiel Alatriste, director de Difusión Cultural de la UNAM. Inició su discurso en el acto asegurando que si su amigo Alejandro Aura lo viera en ese momento, le preguntaría: ¿el bastón es coquetería o jotería…?

 

En la sala principal del Palacio de Bellas Artes recordó el buen humor de su compañero de mil batallas: “un día le pregunté a Alejandro si se sentía aludido u ofendido porque Carlos Fuentes había escrito una novela que se llama Aura. Él me contestó: para nada, acabo de escribir un poema largo que se llama Fuentes”. 

 

Amante eterno de la Ciudad de México, Aura convirtió la política cultural del Distrito Federal en su forma de vida. En su camino dejó cientos de libro-clubs, teatro callejero, conciertos gratuitos; la creación de las Fábricas de Artes y Oficios de Oriente, el Cuervo y el Hijo del Cuervo, entre otros muchos proyectos más.

 

Pero también, grandes amigos con los que compartió momentos inolvidables. Con los que lo mismo hablaba de política y cultura que los recibía en su casa para departir una deliciosa comida, porque ante todo, era un buen anfitrión.

 

Alatriste agregó sobre su amigo: “el día que murió dejó más de 100 mil entradas en su blog. No se trata de ingresar en el ámbito de la numerología, pero la cifra es reveladora no sólo por saber de sus lectores, que lo quisieron y respetaron, sino también por la profundidad de una obra descubierta una y otra vez a medida que los textos se desplegaban en pantallas dispersas en cualquier lugar en donde seguramente Aura dejó su testimonio”.

 

Visiblemente emocionado, pues compartió muchos momentos profesionales y personales con el poeta, señaló que el autor de guiones de televisión como En su tinta fue ante todo un hombre de letras que su destino estuvo vinculado de todas las maneras posibles a la UNAM, donde realizó una basta obra y estreno varias de sus piezas.

 

Acompañado de María Teresa Franco, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y Elena Cepeda, secretaria de Cultura del Distrito Federal, comentó que también fue militante del movimiento de 1968, utilizó su palabra para gritar en cualquier plaza, pero también para la realización de una escritura fiel que desarrolló a lo largo de su vida.

 

“Fue un hombre comprometido con su credo político. Escritor devoto de la buena literatura. Concebía el arte como un espacio de manifestación de la libertad. Por ello, superó las fronteras del estrecho ámbito burocrático para, por decirlo de alguna manera, ciudadanizar la cultura, convirtiendo el zócalo y otras grandes plazas de la ciudad en escenarios de un ritual compartido con la creación”.

 

La hermana mayor de Aura, Marta Aura, dijo que desde muy chicos hubo una gran complicidad entre ambos, pues su infancia fue muy dolorosa ya que pertenecieron a una familia disfuncional y con muchas carencias.

 

“También compartimos nuestras primeras inquietudes hacia la poesía. Yo sólo declamando, él declamando, escribiendo desde que era un adolescente. Además, nuestros primeros acercamientos al mundo del arte cuando ingresamos al Instituto de la Juventud Mexicana”.

 

Aclaró que Aura era siempre el que habría las puertas y ella la que lo seguía. Siempre lo buscó para consultarlo, pues no se sentía su hermana mayor.  Apuntó que incluso en su último viaje a Madrid, España, platicaron de todo: los amigos, la familia, la vida y que con ese recuerdo se quiere quedar: con un hermano interesado en todo y todos. 

Desastre en el CCC

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 6:25 pm

Por Emiliano Balerini

 

Quiero utilizar este pequeño espacio para contarles lo que ayer (29/08/08) me sucedió en el CCC del Centro Nacional de las Artes. Resulta que un buen amigo -Raúl Sarabia- presentó un cortometraje, junto al resto de sus compañeros de generación como despedida de fin de cursos.

 

En el se aborda una historia recurrente en los años 60, 70 y 80 en América Latina. Una pareja de militantes políticos del Frente Farabundo Martí de El Salvador que tienen diferencias por las formas de operar. Mientras ella  se encuentra en el ala política del Frente, él pertenece al área de operaciones militares.

 

La historia -transcurrida en cerca de 15 minutos- relata como después de un operativo en el que las cosas salen mal, un destacamento de militares los secuestra, para -supongo yo- desaparecerlos. La yuxtaposición de imágenes, la edición y el sonido son excelentes para un estudiante de cine.

 

En este punto es en el que me quiero centrar. Junto al cortometraje de Raúl, aparecieron 12 más, de los cuales bien se podrían tirar a la basura 9, pues no tienen hilo conductor, principio, nudo y final. Lo mínimo que se le puede pedir a estos chicos es eso, sin embargo lo que ayer se vio en las salas del CCC fue la incapacidad de jóvenes que por contactos de sus padres ocupan un espacio, que bien podría ser aprovechado por personas interesadas en este arte y no por niños bien que lo único que hacen es presumir sus logros.

 

También es cierto que ellos no son completamente culpables de esto. Sus profesores no debieron de permitirles presentar porquerías como las que hicieron. Debieron orientarlos y enseñarlos a editar; a contar historias, a narrar sucesos y no a encimar imágenes. Cortos como la historia de una planta, de un conejo o un tritón del siglo XXI, sólo por poner un ejemplo, dejan muchas interrogantes sobre la formación de estos chavos.   

 

Otro de los graves errores de lo que ayer fuimos testigos durante más de dos horas, fue la desvinculación de los cortometrajes con lo que sucede en México y el mundo. Cuestión gravísima si tenemos en cuenta que en el cine debe haber un compromiso muy fuerte a la hora de crear, pues es un medio que además de divertir, bien puede servir para educar. 

 

Desde aquí, brindo por Raúl Sarabia. Aunque no conozco mucho el medio me parece que tiene futuro. Pero varios de sus compañeros deberían reflexionar sobre lo que quieren presentarle a las personas. Sobre todo porque aunque ellos no lo saben pueden ser los futuros cineastas del país y eso sí es muy grave. 

agosto 26, 2008

Conjuran a escritores mexicanos

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 3:45 pm

Hacer un registro de narradores, poetas y ensayistas pertenecientes a cuatro generaciones diferentes, fue el objetivo del fotógrafo Alberto Tovalín con su exposición Los conjurados: 51 escritores mexicanos.

En ella, lo mismo aparecen Carlos Monsivaís, José Luis Rivas, Juan Villoro, Fernando Savater, Alberto Chimal, que Karen Plata, Inti Muñoz o Natalia Toledo, retratados de manera lúdica para sacarlos de su contexto literario.

Ya sea hablando por teléfono, acostados en el piso, sentados en la sala de su casa, observando el cielo, posando de diferentes maneras, los escritores participantes en 43 fotografías –en una de ellas hay ocho de ellos- muestran su lado humorístico que no necesariamente se expresa en sus obras.

En la sede de la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes –lugar en la que se inauguró la muestra- Alberto Tovalín señaló que el trabajo de retratar a los escritores inició en 1990.

Tiempo después de eso, dijo, el INBA lo buscó para hacer una exposición que enseñara los retratos que tenía, así como la posibilidad de dar a conocer los rostros de las nuevas figuras de la literatura mexicana.

Inspirado en el libro Los Conjurados (1985) del escritor argentino Jorge Luis Borges,  nombró a su exposición de la misma forma porque, según él, con un rito se puede convocar a seres afines a una creencia, que en este sentido es a la literatura.

Ganador en 1993 del Premio Adquisición Sotero Constantino, otorgado por el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, aclaró que muchas de las imágenes se tomaron este año. Sin embargo, hay otras que son de archivo como las de Fernando Sabater.

Sobre como se curó la exhibición dijo: “no está organizada de ninguna forma. Pero los retratos están enfocados en mostrar las formas corporales, más que la manera de ser de cada uno de ellos”.

Su imagen favorita es la de Sergio Pitol, pues, según mencionó, haberlo puesto a posar en su casa de Jalapa, Veracruz, fue maravilloso. En este sentido, añadió que el proceso para tomarles las fotografías fue diverso.

“Muchas de las primeras imágenes se dieron porque compartimos la misma generación. Con el resto me fui a relajar, comer, chupar…Siempre me interesó romper el hielo que se podría generar”.

El escritor Luis Felipe Fabre, quien además de aparecer en la exhibición, escribió el texto que acompaña el catálogo de Los Conjurados, dijo que en este trabajo aparece a la vista la conquista de un estilo que distingue al autor.

“Su mirada desacralizadora, lúdica, antisolemne, cargada de un humor más alegre que irónico pero nunca exenta de malicia. Y todo esto sobre el melancólico telón de fondo que le es propio al arte fantasmático de la fotografía”.

Fabre explicó que los retratos de Tovalín despojaron a los escritores de toda parafernalia y pose literaria. “En la mayoría de las fotos no hay enormes libreros, ni escritorios, cuadernos o pantallas en blanco; en ninguno de los retratos, aparecen escribiendo, leyendo, declamando o autografiando alguno de sus libros”.

Los Conjurados permanecerá abierta al público hasta el 26 de septiembre en la sede de la Coordinación Nacional de Literatura del INBA. Alberto Tovalín ya trabaja en otra muestra que pretende ser un concepto abstracto de los retratos.

 

Lleva Javier Astorga su Arco del Sol a Taiwán

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 3:39 pm
Tags:

Profundamente comprometido con el trabajo escultórico que se puede realizar con el metal, la piedra, la madera y el concreto, en la obra de Javier Astorga siempre ha estado presente la materia prima con la que se elaboran las ciudades.

Obsesionado por la falta de naturaleza en la concepción arquitectónica de las urbes del mundo, su quehacer diario está encaminado a la confrontación de lo que se conoce como el confort y al mito de la urgencia del dinero.

Los ingredientes de su vocabulario artístico –como el mismo lo nombra-, son las pilas de concreto que generan volúmenes que dirigen, delimitan y estimulan los sentidos de las personas y las ciudades. También, las placas de fierro dispuestas en el espacio, unas veces cruzadas por el viento y otras con lágrimas de óxido sobre la piedra de una construcción.

A días de ser el único escultor mexicano en participar en el simposio Maderas de Taiwán, organizado por el Museo Nacional de Esculturas de Maderas de la provincia de Sanyi en Taiwán, China, asegura estar muy contento por ser tomado en cuenta en este evento.

Explica que durante 10 días – entre el 21 y 31 de agosto- su participación consistirá en la realización de una escultura de madera llamada Arco del Sol.

Astorga comenta que con ella pretende evocar el carácter mesoamericano de los mexicanos y la expresión ecológica que desde ese museo han promovido en todo el mundo.

Siempre interesado en aprehender de los objetos que lo rodean para poder recrear imágenes de ellos y plasmarlos en la realidad, la obra que presentará espera mantener un diálogo noble, preciso y llevadero con la madera.

Con una altura de tres metros y un diámetro de 50 centímetros, la escultura será tallada desde el centro del tronco y tendrá en la parte superior de ella, una especie de cabeza representativa de los rayos del sol, que para este creador es el principio de la vida.

Autor de obras como Luz labrada del agua (2007) o Teayo portando su Luna sobre Corea (2006), destaca que la posibilidad de representar esta obra es muy importante por la evocación a la naturaleza que ayuda a concientizar a las personas sobre los problemas ecológicos en el mundo.

Comisionado en los últimos años para realizar esculturas públicas y corporativas en diferentes países de Asia y Europa, indica que para hacer este tipo de trabajos se debe improvisar. “Tallar en madera es como interpretar buen jazz, la improvisación es lo que más llama la atención de esta labor”.

Aclara que en el simposio participará con 15 artistas de otros países y que fue seleccionado hace tres meses, después de exponer 12 esculturas de granito en Hong Kong. Además del Arco del Sol también mostrará tres obras más tallada en madera.

Añade que su gusto por la escultura proviene de lo inesperado. Cree en el poder creativo que emana de las manos. Piensa que el camino de los objetos hacia la reproducción industrial ha perdido la capacidad de expresar, pues la carencia de organización de los estímulos preceptuales, destruyen el puente que media entre la materia y el espíritu.

 

 

De regreso

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 3:35 pm
Tags:

Creo que como mi desconecte ha sido muy largo, empezaré este trabajo bloguero de nuevo. Ahora será con un perfil más cultural, pues en estos momentos me encuentro trabajando en la sección de Cultura del periódico Milenio.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.