Humanos los derechos

marzo 29, 2009

Identidad social, conjunto de experiencias humanas: Clémet Rosset

Filed under: Uncategorized — Emiliano Balerini @ 3:35 pm

El filósofo Clémet Rosset

El filósofo Clémet Rosset

El filósofo francés Clémet Rosset se presentó en México con su formula: identidades sociales menos identidades personales es igual a cero. Esto significa que los seres humanos no somos un ente aislado que depende para todo de si mismo. Por el contrario, la gente está influenciada por lo que lo rodea y acontece a diario; por sus gustos, frustraciones, fracasos y alegrías.

 

Alumno de Louis Althusser y Jaques Lacan, este hombre se ha consagrado al estudio de la filosofía. Desde muy joven se vio influenciado por la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial. Incluso recuerda que la señora que lo cuidaba de niño le decía: “si te portas mal te llevo con los nazis”.  

El autor de El Objeto Singular (Sexto Piso, 2007) estuvo en el país para presentar una conferencia magistral en el Colegio de México sobre las identidades y la realidad; en entrevista habla al respecto.

 

¿Qué significa la hipótesis expuesta por usted sobre las identidades sociales y personales?

No hay dos identidades. Cuando los críticos escucharon ese argumento se burlaron de mí. Dijeron que era una locura y que sólo servía para reírse, señalaron: es una paradoja. Hace muchos años el escritor español José Bergamín le escribió a Miguel Unamuno una carta en donde decía que la realidad es una paradoja. En el campo de las ideas todo es paradójico. Todas las verdades son comprobables. Hay muchos autores que señalaron esto antes que yo. Por ejemplo Pascal, Montainge y David Hume.

El primero decía que nuestro ser es un conjunto añadido de cosas y lugares diferentes, por casualidad y circunstancias personales que han hecho de él una persona completa.  El segundo sostenía que cuando la gente piensa en ella misma ven las características que los define como seres humanos.

David Hume hizo una crítica al trabajo filosófico de Kant que en su Tratado de la Naturaleza Humana (1739) propone la idea de que Dios no puede saberse ni afirmarse. También nos habla de que no existe la identidad personal, pues no se puede percibir. Lo mismo sucede con el concepto causalidad. Hume siempre dijo que el ser humano era incapaz de definir esa palabra. 

 

Al respecto, ¿usted podría definir causalidad?

Si pudiera decirlo, aseguraría que Dios existe, y eso no lo puedo hacer. Creo que es algo que no se puede explicar. Hay cosas que son incomprensibles hasta para los filósofos. Pero, para intentar contestar su pregunta, Hume no dice que existen los seres sociales, sólo que se pueden percibir. Esta afirmación dejó perplejos a muchos pensadores. Él señaló que todo lo que haces, dices y lo que te rodeas no corresponde a la idea individualista del yo, sino al conjunto que te define.

 

¿Qué son las identidades sociales y personales?

La primera, todo aquello que te define como persona o animal. Todo lo que utilizamos en nuestra vida. Por ejemplo cuando un albañil construye una casa y necesita emplear piedras, éstas por si solas no son parte de la identidad social; sin embargo al ser utilizadas por el albañil e incorporarlas a nuestra vida se convierte en un instrumento sociable. Sobre la identidad personal, podría decir que hace 69 años que la estoy buscando en mí y en los demás.

 

En sus tesis, desde hace varios años usted emplea el concepto realidad, ¿cómo lo define?

Es muy difícil. Por diversas razones en nuestras culturas hay mil motivos para explicar qué es lo real y para qué sirve. La idea absolutista de que todas las personas tienen una sola realidad es difícil de aceptar.

En este sentido noto una gran influencia de Kant para desmentir ese absoluto. Él tenía una influencia inmensa en el mundo. Incluso en la gente que no lo ha leído, pues puede conocerlo a través de otros autores.

Él siempre dijo: “Todo lo que decimos, hacemos y todo lo que existe es producto de nuestro espíritu”. Por ello, creo que la realidad no puede ser otra cosa que una idea construida por las personas, que tiene una falta de credibilidad y es subjetiva.

 

¿Cómo caracterizaría la identidad social del mexicano? 

En la conferencia magistral que di en el Colegio de México mencione la obra El Laberinto de la Soledad de Octavio Paz, como ejemplo de la definición de la identidad social en este país. Sin embargo no soy mexicano, por lo que no conozco mucho del tema.

La idea que los parisinos tienen de México es fantasmagórica y no tiene nada que ver con lo que realmente son. No sé que pensar sobre el libro de Octavio Paz. Me generó muchas dudas. Hay algunas partes muy interesantes sobre la Conquista y la historia precolombina. Sobre lo que dice de la personalidad del mexicano se pierde en las brumas, hay muchas lagunas.

En algunas partes del libro explica que el mexicano es único, dos líneas más abajo aclara que ustedes son similares a todas las personas del mundo. Habría que escoger una opción. Una anécdota muy divertida para explicar esto es: una persona pregunta: ¿qué es la identidad social? La respuesta se la da una señora: es nada, la nada soy yo. 

 

 

About these ads

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: